Son nuestra herramienta diaria, imprescindibles y necesarias, las hay caras o más baratas, de diferentes materiales, colores, longitudes y texturas, para diferentes aplicaciones: son las brochas de maquillaje.

En este artículo voy a contaros los diferentes tipos que existen y a explicaros como se realiza su mantenimiento y limpieza. Tomad nota.

Tipos de brochas de maquillaje

Partiendo de la base de que existen infinidad de tipos de brochas para maquillaje en función de las aplicaciones y resultados esperados, hoy me voy a centrar en las que usamos cotidianamente en nuestra rutina de maquillaje, si bien, una maquillador o maquilladora profesional cuenta con un kit muy amplio para realizar su trabajo.

Set de brochas de maquillaje

Es importante elegir bien nuestras básicas: el material, la longitud del mango y la forma. En principio, con estas brochas que te indico a continuación tendrás más que suficiente para tu rutina diaria:


 
Brocha lengua de gato Para la base de maquillaje la brocha tipo lengua de gato es ideal, aunque también se pueden utilizar esponjas o brochas de pelo corto y tupido.

Lo más importante es que tenga una cobertura alta y ligera.
 


 
brocha gruesa Para aplicar polvos una brocha gruesa y poblada. La forma dependerá de si es para polvos sueltos, compactos, con color, de sol, etc., así, pueden acabar en punta, ser más redondeadas o prácticamente planas.
Es importante que sea muy suave. Yo prefiero las que tienen el pelo cortado a capas, pues se consigue un acabado muy sutil.
 


 
brocha corte anguladoPara el contorno, bronceador o iluminador una brocha de corte angulado.
Se puede prescindir de ella, pero si te gusta dar contorno jugando con las sombras y efectos de luz
te va a resultar muy útil.
El corte en forma de ángulo ayuda a dar un trazo lineal.
 


 
brocha biselada Para el rubor o colorete puedes elegir entre diferentes tipos, pues es algo bastante personal.

Yo me decanto por las de forma biselada y con corte angulado.
 


Brochas y pinceles para los ojos


 
brocha parpados
Para aplicar sombra en el párpado móvil lo mejor es un pincel ancho tupido y de corte redondeado.
Perfectas para aplicar pigmentos y sombras con ligeros toques.
 
 


 
brocha para la cuenca del ojo Para aplicación en la cuenca del ojo lo mejor es un pincel en punta de pelo suelto. También para difuminar.
Favorece la creación de degradados y da profundidad.
También integra los colores perfectamente.
 


 
pincelPara terminar el pincel tipo “boli”, para más precisión y detalles y para el delineado superior e inferior.

Debe ser pequeño y tupido.
 


 
Como ya sabéis hay infinidad de otras herramientas, como el pincel de labios, brochas para cejas y un largo etcétera.

Pero probablemente en tu día a día, con dos o tres brochas de maquillaje multifunción tengas más que suficiente. Incluso puedes utilizar tus propios dedos para darle tu toque personal.

Materiales de los pinceles y brochas de maquillaje

Con respecto a los materiales utilizados en su fabricación lo primero que cabe diferenciar es el pelo. Puede ser sintético o natural.

Las naturales suelen ser de marta, poni, ardilla, turón, phami (una especie de tejón), siendo normalmente las de poni las más económicas y las de marta las de mejor calidad.

Los sintéticos están hechos de fibras de nylon o poliester. También existen brochas de pelo combinadas (sintético y natural)

Cada material es idóneo para un producto, pero lo más importante es que sea suaves y de fácil limpieza.

En cuanto al mango, los más caros suelen ser los de madera, pero hay sintéticos que funcionan muy bien. Busca tu peso y longitud ideal.

Mantenimiento y limpieza

Nuestras brochas de maquillaje requieren de un mantenimiento para evitar infecciones y granitos, además de que pueden estropear nuestros productos cosméticos. Yo aconsejo limpiarlas una vez por semana.

¿Como?, pues simplemente con agua y jabón neutro para eliminar los polvos y con Fairy o similar para el residuo graso. De vez en cuando, una vez secas, las puedes peinar y vaporizar con alcohol para eliminar todas las bacterias.

También existen productos específicos que podéis probar y comparar los resultados.

Aunque nos cueste mucho deshacernos de nuestra brocha favorita, pasado un tiempo razonable hay que desecharla.

Es posible que te interese esta entrada:

 
 
Si quieres estar al día de todas nuestras publicaciones, no olvides suscribirte a nuestro Newsletter.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Comentarios

Comentarios