Obtener el color deseado de bronceado sin correr riesgos y evitando las quemaduras solares es posible si utilizamos protectores solares adecuados a nuestro tipo de piel.

Protector solar

Cuando vamos a la piscina, a la playa o realizamos cualquier actividad al aire libre debemos proteger nuestra piel de la acción de las radiaciones solares. Hasta aquí nada nuevo.

Ahora bien, suele haber una serie de zonas en el cuerpo que solemos descuidar a la hora de aplicarnos el protector solar e inevitablemente, esto se traduce en quemaduras de distinto grado. Presta atención para evitarlo:

1- Cabeza:

El cuero cabelludo que queda al descubierto se quema fácilmente y hay que extremar la precaución, sobre todo si tienes poca densidad de pelo o careces de él. Atención también a la raya del pelo y la frente. Esto lo puedes evitar con el uso de sombreros, gorras, pañuelos o incluso con una badana anudada al estilo “pirata”, que además, si la humedeces con regularidad te aportará frescor.

2- Cuello-nuca:

Es normal que nos recojamos el pelo con una goma o una pinza para evitar marcas del pelo en la espalda. Obviamente, si tenemos el pelo corto sufrimos el mismo riesgo de padecer quemaduras solares. No olvides aplicarte protección en esta zona.

3- Orejas:

Si os ha sucedido alguna vez, sabréis lo doloroso y desagradable que es quemarse las orejas y detrás de estas. No te olvides de ellas.

4- Labios-ojos:

Los parpados y el contorno de los ojos son muy propensos a quemaduras solares. Utiliza gafas de sol adecuadas. También debes proteger los labios.

5- Nariz:

Es otra de las zonas que solemos descuidar y se pasa realmente mal cuando se quema, amén del efecto estético de una nariz pelada.

6- Brazos:

Aunque parezca mentira, me encuentro en el centro con más de una clienta o cliente que se ha quemado los brazos. No te olvides de ellos.

7- Manos:

El dorso de las manos es muy propenso a quemarse, provocando que en el futuro nos aparezcan manchas en la piel.

8- Pies-empeines:

Los pies y sobre todo los empeines son una de las partes más sensibles a las quemaduras solares ya que su piel no está acostumbrada a estar expuesta a los rayos solares por estar oculta gran parte del año. Lo más importante es que suele ser muy doloroso (si te ha pasado sabrás de lo que hablo), pero además, te quedará la marca de la sandalia que hayas llevado durante bastante tiempo.

Además de estas ocho zonas, si te gusta practicar el nudismo, no olvides proteger bien tus zonas intimas.

¿Qué hacer ante las quemaduras solares?

Exponerse al sol sin la protección adecuada provocará que tu piel se queme. Entonces la piel se inflamará, enrojecerá y estará tirante.
Ante las quemaduras solares sigue estos consejos:

Consejos para quemaduras solares

Fuente: ocu.org

Ya sabes, no olvides proteger ninguna zona de tu cuerpo y así evitarás quemaduras solares y podrás disfrutar del sol y de un bonito bronceado sin correr riesgos.

¡Feliz verano!

Comentarios

Comentarios