Esto que llamamos celulitis en el lenguaje corriente es, de hecho, una lipodistrofia (acúmulos adiposos localizados), ya que el término celulitis implicaría una inflamación que como tal no existe. Esta inflamación se daría en la celulitis infecciosa, pero en este articulo vamos a centrarnos en la celulitis estética.

Aparte de los problemas médicos específicos, la celulitis presenta un problema estético por los signos cutáneos que entraña, la conocida como “piel de naranja”.

La celulitis afecta a un alto porcentaje de mujeres en mayor o menor medida y no siempre está asociada al sobrepeso.

En su reparto ginoide (tipología femenina) los acúmulos grasos están principalmente localizados en la zona baja del abdomen, los muslos, nalgas, rodillas, cara interna de los muslos y cara interna de los brazos.

Celulitis en pierna

Imagen 1

¿Cómo se forma la celulitis?

La celulitis se produce por un aumento de tamaño del adipocito (célula grasa) que aparece cuando hay una ruptura del equilibrio entre la lipogénesis (reacción bioquímica por la cual los ácidos grasos son sintetizados para formar triglicéridos o grasas de reserva) y la lipolisis (degradación de la grasa).

La formación de la celulitis se debe a distintos factores:

  • Biotipo o forma corporal: Las personas con una constitución de caderas anchas sufren la acumulación de tejido adiposo en la región trocantérica, así como la retención de líquidos a ese nivel. La formación de adiposidades localizadas en determinadas áreas y la forma en que se distribuye el tejido adiposo suele tener carácter hereditario.
  • Hormonales: El componente hormonal parece claro. Las principales hormonas responsables de la aparición de celulitis son las femeninas. El hiperestrogenismo (exceso de estrógenos en la sangre) es responsable de la retención de agua y participa en el funcionamiento de adipocitos y fibroblastos del tejido celular subcutáneo. Otra hormona que interviene decisivamente es la insulina, ya que favorece el acúmulo de grasa localizada.
  • Vasculares: Alteración de la circulación de retorno.
  • Ambientales: Falta de ejercicio, alimentación rica en grasas e hidratos de carbono, tabaquismo, consumo de alcohol, etc.
  • Disfunciones orgánicas: Algunos tumores, disfunciones de los ovarios, etc.

Proceso de la formación de la celulitis:

La celulitis es un proceso que suele comenzar después de la pubertad. En una primera fase se produce una retención de líquido en la zona afectada que provoca que los adipocitos se hinchen, aumentando su volumen y comprimiendo las estructuras adyacentes.

Celulitis

Imagen 2

Si no hay un drenaje eficiente los vasos linfáticos aumentan la permeabilidad, liberando plasma y proteínas, las cuales a su vez atraen más agua, generando así un círculo vicioso y provocando la formación de un edema.

El líquido extracelular se vuelve más viscoso por la acumulación de detritus. Los fibroblastos de la hipodermis al verse sometidos a presión reaccionan produciendo más colágeno, que da lugar a la formación de más fibras colágenas en los septos fibrosos. Estos se organizan verticalmente haciendo que los macro-nódulos se endurezcan y se hagan perceptibles a la palpación.

Este engrosamiento de los septos fibrosos produce una retracción que afecta a la superficie cutánea y es el responsable de la aparición de la celulitis.

Si la fibrosis es muy intensa se produce compresión de los nervios que atraviesan el panículo adiposo y por tanto la zona estará dolorida a la palpación e incluso de forma espontánea.

Tratamientos anticeluliticos

Para evitar que se establezca un círculo vicioso la celulitis debe tratarse, pues al verse cada vez más comprometida la circulación de retorno con la aparición de varices (o empeoramiento de las ya existentes), puede llegar a convertirse en un problema no solo estético sino también de salud.

En un tratamiento estético contra la celulitis se deben tratar simultáneamente diferentes aspectos a fin de reparar los daños causados:

  1. Una intervención a nivel hipodérmico permite una lipolisis así como una disminución del volumen de adipocitos.
  2. Esta intervención está asociada a una acción epidérmica esencial: una buena exfoliación que permitirá una disminución de la capa córnea y así optimizar un buen funcionamiento keratocitario, condición indispensable para la obtención de una epidermis de buena calidad.
  3. La tercera acción será dérmica, para atacar los signos visibles de la celulitis reorganizando la trama de la matriz dérmica.
  4. Una doble acción sobre los vasos sanguíneos y linfáticos debe ser abordada. Una acción directa y otra indirecta:
    • Directa: drenaje con productos cosméticos y maniobras.
    • Indirecta: ligada a la desaparición de las molestias externas y modificación de la trama de la matriz extracelular.
  5. Una actuación sobre la compresión de las terminaciones nerviosas: fenómeno doloroso de las celulitis muy instauradas.

El papel de la cosmetología es muy importante en los casos de celulitis ligeras acompañado de reglas higiénico-dietéticas bien conducidas. Si bien no son suficientes en casos de celulitis graves, siempre son beneficiosas.

Bibliografía e imágenes:
Wikipedia | Dossier Crème Anti-C. Biologique Recherche. Jornadas técnicas. Madrid 11 de marzo de 2017 | Dossier cursillo, Valladolid 16 de abril de 2016
Imagen 1: By Lanzi (Own work) [CC BY 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/3.0)], via Wikimedia Commons
Imagen 2: By SUNBEAM VISION [CC BY-SA 2.5 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.5)], undefined

Comentarios

Comentarios