Tratamiento anti celulítico: la Cavitación

Se calcula que el 95 % de la población femenina tenemos celulitis, independientemente del peso, hábitos y edad. Es prácticamente imposible hacerla desaparecer por completo y si no quieres, por el motivo que sea, someterte a una liposucción, la cavitación te ayudara a mantenerla a raya.

La celulitis (inflamación de las células) afecta a la hipodermis a causa de la degeneración del tejido adiposo. Esta consiste en un aumento de tamaño del adipocito(célula grasa) así como de su división y multiplicación. Estos adipocitos inflados comprimen los vasos sanguíneos y linfáticos dando lugar a una mala eliminación de agua y toxinas contenidas en el organismo.

Al no ser una grasa como la que podemos tener en el resto del cuerpo, sino atrapada en el tejido conectivo de la piel, el ejercicio es poco eficaz contra la celulitis. No obstante, siempre recomendamos completar el tratamiento con una dieta equilibrada y una rutina de ejercicio.

Aplicando cavitación

¿En qué consiste la cavitación?

Por medio del aparato de cavitación se generan ultrasonidos de baja frecuencia de manera controlada que rompen las células grasas, sin alterar estructuras adyacentes. Esta grasa se transforma de sólida a líquida pudiendo ser absorbidas más fácilmente por los sistemas de eliminación natural del organismo: sistema linfático y vías urinarias.

¿Cómo se aplica?

Lo primero que hacemos es analizar el problema, comprobar si se trata de nódulos grasos, retención de líquidos y su localización. Una vez tenemos claro si es el tratamiento adecuado para el problema, se miden las zonas a tratar para seguir un control. Posteriormente aplicamos un gel conductor y deslizamos el cabezal en pequeños movimientos giratorios.

Para que el tratamiento sea efectivo es conveniente realizar varias sesiones finalizando siempre con presoterapia para facilitar la eliminación de los desechos metabólicos al exterior.

Es un tratamiento no invasivo e indoloro cuya única molestia será un pitido en los oídos a causa del efecto del ultrasonido.

Recomendaciones.

Hay que beber mucha agua antes y después de cada sesión y mientras dure el tratamiento, mínimo dos litros diarios. Esto es muy importante para:

  • antes: facilitar la conducción de los ultrasonidos
  • después: ayudar a eliminar del organismo la grasa diluida.

Es conveniente reducir el consumo de alcohol tres días antes y durante el tratamiento, en la moderación está la medida.

Evitar también alimentos que puedan sobrecargar los riñones y el hígado como: fritos, picantes, grasos, etc.

Contraindicaciones

Aún siendo un tratamiento no invasivo, hay una serie de contraindicaciones que hay que observar. No se podrá realizar la cavitación a personas que:

  • Tengan niveles de colesterol altos.
  • Mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.
  • Personas con marcapasos o patologías cardiacas.
  • Con el Síndrome Menier.
  • Si se tienen enfermedades cutáneas o infecciosas o heridas, herpes, granos, etc. en la zona a tratar.
  • Pacientes con hipertensión, diabetes o epilepsia.
  • Si se tiene algún implante metálico.

Consulta a tu medico para asegurarte que puedes aplicarte la cavitación.

Si tienes dudas podemos resolverlas, ponte en contacto con nosotros.

Cavitacion

Comentarios

Comentarios