Kinesiología o la curación por el movimiento muscular.

De igual manera que se toma el pulso para buscar algún trastorno en el ritmo cardiaco; se observa el fondo del ojo (que puede revelar ciertas patologías cerebrales o del sistema nervioso) o se recurre a la palpación y auscultación como medio de observación, la kinesiología (o quinesiología) se basa en la interpretación de la información obtenida al someter los músculos a una serie de pruebas o tests.

Kinesiología

El término kinesiología proviene de las voces griegas kineesis (movimiento) y logos (tratado). Así pues, la técnica kinesiológica tratara las alteraciones del movimiento muscular, es decir, del comportamiento de los músculos y mediante los tests correspondientes, se pueden detectar desequilibrios en el tono muscular.

Dichos desequilibrios son de suma importancia, ya que pueden afectar a los huesos que están relacionados con ese músculo, que a su vez, se hallan vinculados con el resto de la estructura corporal. Es por esto que la kinesiología se trate de una técnica de diagnostico integral.

Muchos de los desequilibrios que se producen a lo largo de la vida se van corrigiendo de manera automática. Pero tengamos presente también que los que no llegan a corregirse se acumulan y, de alguna manera, el cuerpo humano tiende a compensarlos. Si el número de estos es muy alto y nuestro organismo no puede adaptarse a ellos, aparecerán síntomas de enfermedad. Con frecuencia es suficiente la aplicación y presión suave de los dedos sobre un determinado punto para  que se consiga estimular el cuerpo, adaptándolo a un patrón energético adecuado.

Dolor lumbar

Pongamos un ejemplo muy significativo: una persona que presenta una lumbalgia que se le repite de forma crónica. Al someter a esta persona a un examen muscular, es probable que se encuentre una debilidad muscular en la zona del pie. Al preguntarle si anteriormente ha sufrido alguna lesión en esa parte del cuerpo la respuesta suele ser afirmativa. Si esta lesión no se curó bien, probablemente el pie poco a poco, haya tratado de compensar la lesión creando tensiones en la pantorrilla primero, más tarde en la rodilla, posteriormente en la cadera y por último, en la región lumbar.

Y es que el movimiento humano, que por lo general tomamos como algo garantizado en todo ser viviente, no es un hecho fortuito. Al contrario, cada estructura que participa en un determinado movimiento lo hace obedeciendo a principios físicos y fisiológicos muy determinados.

La kinesiología se basa principalmente en la observación del paciente y trata de comprender cuáles serán los elementos y los medios más eficaces para conseguir el restablecimiento del equilibrio armónico en el cuerpo.

Pero hay que tener en cuenta que somos nosotros los responsables del cuidado de nuestra salud. Un especialista nos puede indicar el camino y los puntos a seguir, pero el trabajo lo tenemos que hacer nosotros. Debemos tomar conciencia que no se enferma de repente, nuestras dolencias más graves suelen ser el resultado de problemas crónicos menores que no hemos sabido resolver durante años.

Por eso lo mejor es la prevención, el tratamiento puntual adecuado y, como digo siempre, hábitos saludables.

Si quieres ahondar más en el tema, te recomiendo la lectura de algunos tratados:

Kinesiología. Tratado y curación por el movimiento muscular. Mariano Martín Gutiérrez

Kinesiología. Tu cuerpo responde. José Luis Godoy

El cuerpo humano: anatomía, fisiología y kinesiología para deportistas.

Deja tu comentario y si te ha gustado la entrada, compártela con tus amigos.

Comentarios

Comentarios