PAO

Supongo que la mayoría de nosotros nos preocupamos de mirar la caducidad de los productos que consumimos, pero ¿hacemos lo mismo con los productos cosméticos? Teniendo en cuenta que son productos que nos aplicamos directamente sobre nuestra piel deberíamos de prestar atención a las fechas aconsejadas en los envases. Por ejemplo, un protector solar habrá perdido propiedades con el paso del tiempo y no cumplirá con su cometido como esperamos, desencadenando unos efectos en la piel que en algunos casos pueden resultar sumamente peligrosos.

A este efecto , en 2005, la Unión Europea decidió que los productos cosméticos deberían llevar impreso en el envase el PAO (Period After Opening) o plazo de utilización después de la apertura. Si bien no se trata de un periodo de caducidad propiamente dicho, si que hace referencia al tiempo que el producto conservará sus propiedades una vez abierto. Dentro del símbolo (un tarro abierto) aparece un M acompañada de un número, que es el tiempo en meses que el producto se conserva en perfectas condiciones. Si por ejemplo aparece “12M”, deberías usar el contenido antes de un año.Caducidad de los cosméticos

Hay que diferenciar entre la fecha de caducidad, cuya fecha de referencia es la de la fabricación del producto y la de los  productos cuya duración mínima es de 30 meses (PAO) que es la duración durante la cual un producto cosmético, una vez abierto, se puede seguir utilizando sin riesgo para su usuario.

Este símbolo no diferencia entre cosméticos convencionales o naturales, pero sí que varía en función de la parte del cuerpo a la que esté orientado el producto: no es lo mismo un contorno de ojos que un colorete. Los perfumes, con el tiempo se van oxidando y perdiendo fragancia, pero esto no es perjudicial para la salud.

Independientemente de este indicador (PAO) hay que observar unas recomendaciones de conservación para que el producto se mantenga inalterable, preservándolo de la luz, bien cerrado y en un lugar fresco y seco. En cualquier caso, es relativamente sencillo determinar el estado del cosmético observando su textura y comprobando su olor. Es conveniente desecharlo pasado el PAO o si observas que su estado no es el apropiado pues corres el riesgo de sufrir irritaciones, ampollas o reacciones alérgicas.

Hay una serie de productos que no están obligados a incluir el PAO: aerosoles, monodosis y productos alcohólicos o anhidros, que deben aparecer con la advertencia: “Utilizar preferentemente antes de…”

Por lo tanto, es un buen momento para que revises tu neceser y deseches todos los cosméticos que hayan superado sus fechas o no presenten buen estado.

 

Otros símbolos:

 

Símbolos envases

Más información: Directiva 2003/15/CEE sobre productos cosméticos

Comentarios

Comentarios